La vivienda, de uso permanente, se encuentra ubicada en La Caleta, Barrio parque de la costa Atlántica, 25 kilómetros al norte de la ciudad de Mar del Plata.
La premisa radica en aprovechar la relación con el privilegiado entorno, por lo que  las visuales  se convierten en el principal objetivo del proyecto. Analizar como se percibe el paisaje desde la casa  y como  ésta es observada desde el parque, es uno de los requerimientos definidos por el estudio.

Etapabilidad.
Con el fin de resolver las necesidades de una familia joven que irá creciendo con el trascurso del tiempo, la vivienda fue diseñada para construirse en dos etapas. La etapabilidad de la vivienda, fue diseñada de forma tal que la planta baja (primera etapa)  funcione independientemente de su futuro crecimiento. De este modo, la obra de ampliación no debía interrumpir  la vida de los propietarios. La segunda etapa se construyó financiada por un Crédito Procrear.

Morfología.
A partir de estas premisas se diseñó una vivienda conformada por dos prismas rectangulares puros que se superponen generando una “L”. Aprovechando al máximo el paisaje verde, y el asoleamiento en los sectores más públicos de la casa.
La primera etapa contiene por un lado, las áreas sociales de la casa; estar, cocina y comedor, todas ellas con relación directa hacia el parque a través de grandes ventanales de piso a cielorraso y espacios intermedios entre la casa y el jardín como lo es el semi cubierto que garantiza una continuidad entre la cocina, el sector de la parrilla y el parque.  Así como también se dispone de un dormitorio que luego se convertirá en estudio, baño y lavadero.
En una segunda etapa se le adiciona un volumen de circulación vertical – hall vidriado de acceso - y un prisma rectangular cruzado en planta alta, compuesta por dormitorios y un baño. La intersección en forma de “L” de ambos volúmenes permite disponer de un semi cubierto de acceso y estacionamiento para dos autos, como de una terraza en la planta alta.

Juego de luces y sombras.
La profundidad de la fachada,  posibilita controlar el ingreso de los rayos del sol en cada ambiente. Filtrándolo – restringiéndolo  en las fachadas más expuestas y permitiendo su acceso en las fachadas sureste – suroeste.
Los variados aventamientos, razados, profundos  y abocinados, evidencian el espesor de la fachada y a su vez actúan desde el interior de la casa cómo cuadros  enmarcando paisaje, éste efecto se acentúa a partir del contraste entre la profundidad del muro blanco y las esbeltas carpinterías negras.

Ficha del Proyecto.
Lugar: La Caleta, Buenos Aires, Argentina.
Fecha: 2012- 2015
Superficie: 140m2
Fotógrafo: Ramiro Sosa

Estudio Moirë arquitectos Mar del Plata, Argentina.